Archivo de la etiqueta: TECNOLOGÍA

Radiografía de la Ingeniería Informática en Colombia (I)

Fuente: Telegeography
Fuente: Telegeography

En un artículo publicado recientemente en el portal Quartz [1] encontré un análisis de la actual crisis de las bolsas de valores internacionales o Lunes Negro. Allí se compara este hecho con el día después de una fiesta pasada por tragos adonde todos los países fueron invitados. El mensaje consistía en culpar de la resaca del día siguiente a los borrachos de la fiesta y no a los proveedores del licor, análisis con el que estoy de acuerdo.

La borrachera en este caso es el déficit comercial de los países quienes, en una política de libre comercio frente a los proveedores de licor, sufrieron de mayores importaciones que de exportaciones, afectando así su economía interna por el déficit fiscal y endeudamiento externo. Esto sin contar con los efectos de la revaluación de la divisa norteamericana particularmente en el caso de Colombia. A esto es a lo que los gobernantes han sometido a los países, y bien podríamos decir que estos reciben una recompensa de aquellos por someterlos a un exceso de copas. [2]

Pero hay una diferencia entre los borrachos que se excedieron en trago fino con los pasados en licor barato, y es que unos financian su alcoholismo con mercancías de alto valor agregado mientras los otros hacen lo contrario. [3] Los de menor valor agregado en este caso podrían ser los latinoamericanos que suministran al dueño del bar, por ejemplo, implementos de aseo. Naturalmente que este no le interesan estos implementos cuando se le ha agotado el alcohol, luego deja de comprarlos a cambio de mayor licor para la próxima fiesta.

En este caso los países latinoamericanos, para lograr venderle al dueño del bar sus productos, podrían disminuir los precios de estos, so pena de recibir menores ingresos. Efectivamente eso es lo que ha pasado con los commodities que son los principales productos de exportación de este continente. Colombia en particular sufre un doble problema en esta fiesta: uno es el hecho de ser alcohólico y el otro es no tener como financiar sus borracheras. No es exagerado para los que hemos conocido adictos al alcohol, que por este vicio han arruinado su hogar.

Con base en este escenario, al cual se le podrían añadir más situaciones, planteo la necesidad de afrontar este doble problema. Recibir un tratamiento contra el alcoholismo y empezar a recibir ingresos de otras fuentes con mayor valor agregado, son dos retos que busco plantear con este análisis sobre la política tecnológica.

Actualmente considero que la política tecnológica de Colombia está direccionada por la misma que determina la economía nacional, y es la dependencia de otros países. Nuestro país fundamentalmente no produce nada en este sector, y encaminados en eso, estamos sometidos a las determinaciones de las empresas y los Estados en esta materia, en términos legales, técnicos y económicos. [4]

Es el caso del espionaje denunciado por Edward Snowden, quien como ex funcionario de la Agencia Nacional de Seguridad de los EE. UU., señala que la mayoría de las comunicaciones está interceptada por este país. De igual manera lo asevera el fundador de Wikileaks, Julian Assange. [5] Esto es posible gracias a que estos países suministran la tecnología de comunicaciones, son propietarios de los protocolos, y están protegidos legalmente para ocultar su diseño.

Otro caso es el de la conocida Ley Lleras, que no fue otra cosa que el trámite en el Congreso colombiano para ajustar las leyes a las normas establecidas en el Tratado de Libre Comercio. Como se habían adelantado durante varios años en la Organización Mundial de Propiedad Intelectual normas para definir las patentes en esta materia, fueron incorporados en el TLC con el país norteamericano, y están elaboradas con los intereses de las empresas más grandes de tecnología. [6] [7]

Lo anterior fue una motivación para abordar el tema de la dependencia tecnológica y sus consecuencias para un país como Colombia. En siguientes publicaciones abordaré en detalle una propuesta general para revertir esta situación, la cual no busca ser una verdad revelada, sino el establecimiento de un esquema de trabajo. Me enfocaré en la carrera de Ingeniería de Sistemas, sin olvidar el papel de otras ingenierías como la Electrónica o la Eléctrica. La necesidad es ofrecer una respuesta a la crisis existencial de esta profesión dentro de este proyecto nacional.

[1] http://qz.com/486727/dont-blame-china-for-black-monday/

[2] http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/la-crisis-de-la-confianza-inversionista-aurelio-suarez-montoya-columnista-el-tiempo/14569285

[3] http://www.elespectador.com/opinion/politicas-industrial-y-agricola

[4] http://www.fcbosque.org/activistas-tecnologicos-de-colombia-opinan/item/118-neoliberalismo-en-colombia-la-via-hacia-la-dependencia-tecnologica.html

[5] http://www.elmostrador.cl/cultura/2015/07/07/julian-assange-en-exclusiva-google-y-facebook-estan-en-el-negocio-de-ser-como-una-agencia-de-espionaje/

[6] http://deslinde.co/la-proteccion-de-los-datos-de-prueba-un-caso-tipico-de-la-negociacion-con-estados-unidos/

[7] http://www.economist.com/node/21660559

Anuncios

Acerca del Software Libre

Linux
Los siguientes artículos fueron publicados por la Fundación Casa del Bosque, colectivo tecnopolítico y cultural que promueve la soberanía tecnológica bajo los fundamentos del software libre y el prinicipio de la autodeterminación de las naciones.

Los artículos se refieren a las diferencias entre software libre y código abierto, conceptos fundamentales para la defensa de la libertad tecnológica frente a los monopolios.

Hacia la libertad tecnológica: ¿software libre o código abierto?
10 de marzo de 2014

Desarrollo actual del Kernel Linux: corporaciones y libertad tecnológica
9 de mayo de 2014

El Rumbo Científico

mapa-website-mundial

Un reciente artículo del profesor Moisés Wasserman [1] me hizo recordar una tesis que considero fundamental acerca del rumbo de nuestro país: Colombia se dedicó a consumir la ciencia y tecnología que otros países producen, perdiendo así la oportunidad de destacarse en la región o en el mundo como líder en estos campos del conocimiento.

Para algunos el liderazgo regional o mundial es cuestión solamente de un adecuado manejo económico y geopolítico, de un carismático líder, de la cultura y tradición nacionales, etc. Así lo recuerda el profesor Wasserman cuando España no cultivaba artes “mundanas” que sí hacía Inglaterra. Yo hago una consideración sobre este enunciado, y es que la ciencia y tecnología han jugado un papel fundamental en la conformación de las actuales potencias mundiales.

Algo de historia

Colombia iba hacia una tradición científica desde el momento en que se fundó la Expedición Botánica en el siglo XVIII. Entretanto ya se habían establecido cátedras de Jurisprudencia y Teología en los seminarios fundados en la colonia española.

La pacificación de Morillo en pleno proceso revolucionario además de buscar la reconquista por parte del reino español, quería aplacar los elementos revolucionarios en los nuevos descubrimientos científicos, soportados en avances tecnológicos de la época. En ese interregno cayeron los prospectos más importantes de la colonia, patrimonio de lo que hubiera sido la tradición científica nacional.

En vista de que el desarrollo de la ciencia quedó huérfano, y que se mantuvo por otra parte la tradición en formación en derecho y teología, estas áreas echaron raíces en lo que hoy son los claustros más importantes de educación superior en Colombia.

La muestra más fehaciente del terreno perdido en estos términos fue la construcción del Canal de Panamá. Aquella obra magna que cobró muchos sacrificios, la independencia de un país y la conformación de un nuevo orden mundial, habría podido contar otra historia si los que hubieran incursionado en una expedición hubieran sido los ingenieros nacionales.

Los mitos y la realidad

“En Colombia, según informe del MEN, en el 2012 el 49,5 por ciento de los títulos fueron en derecho, ciencias sociales, administración y economía; 2,5 por ciento, en ciencias agrarias, y apenas 1,6 por ciento en matemáticas y ciencias naturales (que incluyen física, química, geología y biología). Más grave aún, la tendencia de crecimiento anual fue cercana al 8 por ciento en las disciplinas sociales, apenas 4 por ciento en matemáticas y ciencias y decrecieron un 1 por ciento en ciencias agrarias.”

Otras notas periodísticas señalan el déficit en ciertas áreas de ingeniería como la Ingeniería de Sistemas.

Pero lo más grave es la falta de poner en contexto el conocimiento científico. En la época de la Expedición, el conocimiento era un arma esgrimida contra el enemigo externo que sometía el pueblo a la colonia. Hoy en día, tanto ingenieros desarrollan actividades puramente técnicas sin ningún objetivo común con la nación, como legisladores y profesionales en otros campos desdeñan las ciencias básicas y la tecnología como soporte a un proyecto de Soberanía Tecnológica.

También recaen prejuicios sobre los profesionales que se dedican a la ciencia y tecnología. Muchas veces se sobreestima su quehacer, como si el aprendizaje en estos campos fuera asunto de algunos superdotados. Huelga recordar que en otros países la mecánica es un asunto popular, como la revista norteamericana Mecánica Popular. Lo más parecido que tuvo Colombia a mi juicio fueron las aventuras del Profesor Yarumo, que lastimosamente también quedaron en el olvido.

El rumbo perdido

Hoy el Gobierno cuenta con algunas instituciones como Colciencias, el Ministerio de TIC, Tecnoparque, y las universidades cuentan con los grupos e instituciones de investigación. Se ha demostrado su falta de coordinación en materia de ciencia y tecnología, puesto que mandatarios de turno están sometidos al paternalismo geopolítico y de multinacionales tecnológicas [2], que les impide ocuparse de una estrategia de largo plazo, además de las bajas regalías de las corporaciones que explotan los recursos naturales. También estas instituciones del Estado se vuelven botines electorales o “mermelada” para aceitar las coaliciones del gobierno de turno.

Mal que bien, el Destino Manifiesto que alumbró el liderazgo de los EEUU hasta la actualidad, y el acicate de la Guerra Fría que le permitió llevar a cabo ideas como lo que hoy conocemos como Internet, hacen falta para que tomemos las riendas de nuestro destino en ciencia y tecnología. Los buenos salarios en estas áreas son un estímulo, pero son insuficientes si un poder macro no define una estrategia de largo plazo. ¿Recuperaremos el rumbo?

[1] http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/que-inventen-ellos/14830096

[2] http://www.foxnews.com/world/2015/01/14/facebook-zuckerberg-travels-to-colombia-to-launch-free-internet-initiative-for/